Si bien conquistó a los reticentes críticos desde la primera colección, Beckham tardó más en llegar a los corazones y las siluetas del público, aún percibida como la Posh Spice que una vez fue 

 

Cuando el príncipe Guillermo de Inglaterra colocó una condecoración en el vestido de Victoria Beckham, muchos emitieron el mismo tipo de reproche que ha perseguido a la diseñadora desde que comenzó su carrera en la moda. Premiada con la Orden del Imperio Británico (OBE, por sus siglas en inglés) gracias a su contribución a la industria inglesa de la moda, Beckham enfrentó burlas sobre su pasado como estrella pop y nuevos cuestionamientos sobre su talento.

 

https://www.instagram.com/p/BTEptKgBrqo/

 

Durante la segunda mitad de los 90 y antes de llevar el apellido Beckham, la entonces Victoria Adams era una de las voces del grupo femenino Spice Girls, en el que era destacada como “Posh” Spice, la integrante más elegante del extrovertido grupo, si bien sus escandalosos atuendos eran continuamente criticados por los tabloides británicos.

 

Su incursión como icono de la moda comenzó con su relación con el futbolista David Beckham, con quien comenzó a desfilar en la alfombra roja de diversos eventos y a ser fotografiada en su día a día por los paparazzi. No obstante, muchos diseñadores pedían que la excantante, ahora esposa de uno de los mayores futbolistas del mundo, no usara sus diseños, lo que hizo necesaria una nueva transformación.

 

“Fui el hazmerreír de la gente por mucho tiempo. Y mientras todos se reían, ¿yo qué hice? Puse los cimientos de lo que he logrado construir ahora” – Victoria Beckham

 

Varios años después de la disolución de las Spice Girls, la verdadera introducción al mundo de la moda llegó de la mano de una serie de colaboraciones con marcas establecidas, que luego resultaban ser meros patrocinios de celebridad. La formación que adquirió durante esos años, no obstante, le permitió a Beckham adquirir el conocimiento necesario para crear su propia línea de ropa, que hizo su debut en 2008, y finalmente explorar una imagen de emprendedora.

 

 

“Todo el mundo decía ‘esto no va a funcionar porque una celebridad no puede hacer una línea de ropa’. No había presión porque no había expectativas”, comentó Beckham a Business of Fashion. Sin embargo, la colección fue recibida con halagos por parte de la prensa, para sorpresa de los mismos críticos, quienes elogiaron a Beckham por un debut pulido y centrado. El público, no obstante, tardó más en ser conquistado, con personal shoppers que incluso arrancaban las etiquetas de las prendas para que sus clientes vieran la ropa sin prejuicios.  “Fui el hazmerreír de la gente por mucho tiempo. Y mientras todos se reían, ¿yo qué hice? Puse los cimientos de lo que he logrado construir ahora”.

 

La evolución, desde entonces, fue paulatina pero sólida, con la inauguración de su propia web de ecommerce en 2013 y la apertura de una tienda flagship en Dover Street, Londres, el epicentro de las tiendas de lujo de Inglaterra. Beckham consiguió alcanzar renombre al explotar la sofisticación y simpleza que definen su estilo, con líneas claras, dominio de los colores neutrales y del negro, y preferencia por el cashmere y la seda satinada.

 

 

Con una marca que va desde el Prêt-à-porter, los accesorios, el eyewear, el denim y una línea más juvenil, Beckham logró este año una exitosa inmersión en el mundo del retail, al realizar una colección con Target, la segunda tienda de retail más grande de Estados Unidos. Prendas de todas las tallas (incluyendo XXXL) y ropa para niñas fueron la base de esta colección, dominada por colores fuertes pero cálidos (el amarillo y fucsia de la temporada), patrones florales y cortes delicados, todo sin superar los 60 dólares.

 

“Quiero empoderar a las mujeres y a las niñas, y hacerlas sentir como la mejor versión de sí mismas. Poder ofrecer plus size es algo muy emocionante, es mi primera vez y es algo que me hace muy orgullosa”. Con una colección que se agotó a pocos días de su lanzamiento, Beckham parece finalmente haber ganado el corazón del público.